Cookies

Utilizamos cookies propias, que son obligatorias para un correcto funcionamiento, y analíticas de terceros. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazarlas pulsando . Obtén más información sobre las cookies, o también puedes configurar las cookies en la página de configuración.

Fotografía de primera comunión en estudio

En el momento de realizar un reportaje de primera comunión, existen diversas opciones y una de ellas es optar por la fotografía de primera comunión en estudio.

Un modelo de reportaje que sin duda aportará una mayor calidad profesional a tus imágenes.

En estudio el fotógrafo de comunión podrá controlar todos los elementos que intervienen en la captura de una imagen, principalmente la luz.

En este tipo de fotografía de primera comunión en estudio es muy aconsejable que estén presentes los padres, así los niños se sentirán más cómodos.

También resulta deseable la presencia de ciertos elementos que provoquen las mejores sensaciones de los niños ante la cámara y que variarán en función del tipo de fotografías deseadas.

Todo depende de la propia personalidad del niños, que gustos y aficiones tiene, que le gusta hacer en su tiempo libre.

Cuanta más información tengas más personalizada podrás hacer las fotos de comunión en Madrid.

Cualquier elemento que dé confianza al niño y le haga perder el “miedo escénico” que puede provocarle el estar ante el objetivo de una cámara y montones de focos y luces que apuntan hacia él será de gran ayuda.

También con el fin de que los niños se sientan cómodos, yo personalmente hablo un rato con ellos, les explico lo que vamos a hacer. Me gusta contarles como tengo planificada la sesión de fotos de comunión.

De esta forma irán tomando confianza tanto conmigo como con el entorno y será mucho más fácil y rápido que hallen su zona de confort. Eso será lo que finalmente les permitirá que den lo mejor de sí mismos ante la cámara.

Pequeñas bromas o hablar de sus gustos y hobbies será una eficaz manera de romper el hielo y comenzar la sesión con tranquilidad, sin prisa. Como si se tratase de un juego más al que están tan acostumbrados.

De esta forma los niños no posarán de forma forzada y las fotos obtenidas desprenderán naturalidad.

Sólo así la fotografía de primera comunión en estudio resultará todo un éxito y uno de los mejores recuerdos de ese gran día.

Si quieres ver algunos ejemplos te invito a visitar mi galería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.